9 enero, 2013 | Secretum meum mihi
En respuesta a las palabras de Mons.Fellay

Los judíos no son enemigos de la Iglesia, según Lombardi

"Cristo frente al sumo sacerdote" (Gerrit Van Honthorst)

Tom Heneghan, editor de los temas de religión de la agencia Reuters, reporta Ene-07-2012, que el Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, ha rechazado el señalamiento de los Judíos como enemigos de la Iglesia hecho  por parte del Superior General de la FSSPX/SSPX, Bernard Fellay en una conferencia pronunciada Dic-28-2012 en Canada (ver aquí). El rechazo de Lombardi es bastante corto, dice el artículo de Heneghan

“Es imposible hablar de los Judíos como enemigos de la Iglesia”, dijo el portavoz vaticano, Revdo. Federico Lombardi, reforzando que la posición de la Iglesia sobre esto era “clara y bien conocida”.
“La Iglesia esta profundamente comprometida en el diálogo con los Judíos”, añadió.

Previamente el Distrito de Estados Unidos de la FSSPX/SSPX había emitido un comunicado de prensa aclarando el sentido de las expresiones de Fellay, en el cual señalaba que:

“La palabra “enemigos” usada aquí por el obispo Fellay es por supuesto un concepto religioso y se refiere a cualquier grupo o secta religiosa que se opone a la misión de la Iglesia Católica y a sus esfuerzos por cumplirla: la salvación de las almas”.


Actualización Ene-08-2013 (14:32 UTC): Alessandro Speciale reportando sobre lo mismo para Religion News Service, Ene-07-2013, proporciona unos pocos detalles más, los cuales traducimos a continuación.

El jefe portavoz del Vaticano, Revdo. Federico Lombardi, dijo que era “sin sentido” e “inaceptable” etiquetar a los Judíos como “enemigos” de la Iglesia Católica.
“Tanto el Papa Benedicto XVI y su predecesor Juan Pablo II personalmente se involucraron en el diálogo con los Judíos”, dijo. Como muestra de su compromiso, Lombardi señaló las visitas de los dos papas “al Muro Oriental de Jerusalén, el sitio más sagrado del judaísmo, y a las sinagogas en Roma y en otros lugares.
[...]
El lunes, Lombardi destacó que no estaba respondiendo directamente a las palabras de Fellay, sino simplemente reiterando la posición oficial de la Iglesia sobre las relaciones con los Judíos, que data del Concilio Vaticano II. Se negó a comentar sobre el impacto potencial de las palabras de Fellay en el diálogo entre el Vaticano y la SSPX [Fraternidad San Pío X].

7 Respuestas a Los judíos no son enemigos de la Iglesia, según Lombardi

  1. Pingback: LARGAS REFLEXIONES POR CULPA DE UNA PEQUEÑA FRASE « Christianismus

  2. El razonamiento de Lombardi está averiado, porque el odio de los judíos hacia la Iglesia de Cristo no va a mermar porque esta se empeñe en “diálogos”, entiéndase concesiones.

  3. Todo sabemos quien es el dios de los judíos, solo tenemos que ver como prostituyen nuestros lugares sagrados…

  4. Si nuestra Reina Catolica Isabel,hubiese leido este panfleto del portavoz de la Curia Vaticana ……., efectivamente hubiese pensado que los demonios habitan los lúgubres pasillos vaticanos.

  5. San Cipriano (s. III) dijo que los judíos eran “una nación pecaminosa, gente cargada de culpa, una raza de malhechores, hijos sin ley.”

    San Gregorio de Nisa (s. IV) dijo que los judíos eran “deicidas, asesinos de los profetas, ENEMIGOS DE DIOS, adversarios de la Gracia, enemigos de la fe de sus padres y abogados del Demonio.”

    San Juan Crisóstomo (s. IV) dijo que las sinagogas eran “no sólo prostíbulos y teatros, sino también nidos de ladrones.” En cuanto a colaborar con los judíos dijo que los cristianos deberíamos alejarnos de ellos porque son “la desgracia y la infección del mundo entero.”

    Pero evidentemente estos pobres Padres de la Iglesia no tuvieron la ayuda inestimable del Concilio Vaticano II y sus enseñanzas ecuménicas, para poder apreciar la verdadera naturaleza de los judíos.

  6. Y le creo más a la Santa Biblia que a “Bombardi”.

  7. Desgraciadamente se ha dado un mal ejemplo al pueblo cristiano, yendo al “muro de las lamentaciones” a poner insulsos papelitos, que constituye una superstición al no haber absolutamente nada en ese lugar maldito de Dios: “Y no volverán a verme hasta que aprendan a llorar y digan: “Bendito es El que viene en el Nombre del Señor”. Jesúcristo fué expulsado a empellones de la sinagoga, mientras nuestros últimos papas llegan a prender velitas en las menorahs. Y han renunciado a predicar a las ovejas perdidas de Israel. De lo que tendrán que responder ante Dios un día, condenando a la perdición a incontables almas.